¿Qué tipos de rinoplastia secundaria existen?

El 15% de las rinoplastias salen mal o están mal hechas. Esto se debe, principalmente, a que los pacientes acuden a falsos especialistas en medicina estética. Todo un problema puesto que, en muchas ocasiones, la nariz queda incluso peor que antes de la operación. 

Sin embargo, hay solución. El paciente podrá realizarse una segunda rinoplastia para modificar las malas prácticas realizadas y lograr así ese resultado natural esperado desde un inicio.

En Doctor Galindo somos una clínica de medicina estética en Madrid, especializada en rinoplastias. Y sí, en algunos casos, tenemos que realizar rinoplastias secundarias. Como quizás no estés relacionado con el concepto, te explicamos en qué consiste una rinoplastia secundaria, así como los tipos que existen.

Qué es una rinoplastia secundaria

Como su propio nombre indica, una rinoplastia secundaria es una cirugía secundaria de nariz, que se tiene que realizar después de una rinoplastia previa mal ejecutada. Y es que el motivo por el que el paciente necesita optar por esta segunda rinoplastia es que los resultados no fueron exactamente los deseaba para su rostro o, incluso, que el estado de la nariz ha empeorado respecto a la situación inicial (antes de la primera rinoplastia).

Cabe destacar que, aunque en cada caso es particular, para proceder a una segunda rinoplastia, normalmente es necesario esperar mínimo 1 año después de la primera intervención. La paciencia es necesaria, ya que si se somete a una segunda cirugía en un lapso de tiempo muy corto, el resultado podría ser un auténtico desastre.

Entonces, ¿cuántas rinoplastias se pueden hacer?

Si bien es cierto que este artículo está centrado en la rinoplastia secundaria, se han encontrado casos de pacientes con hasta 3-4 intervenciones estéticas de este tipo (y con todos los riesgos que conlleva). Por eso, insistimos: nuestro principal consejo es que acudas a un experto en rinoplastias como el Doctor Galindo. Confía solo en verdaderos profesionales.

¿Por qué realizarte una rinoplastia secundaria?

Como decimos, solo se realiza una rinoplastia secundaria en el momento en que la primera no ha salido bien. Es decir, la rinoplastia secundaria permite resolver y corregir aquellos aspectos que, por el motivo que sea, no han salido de la manera deseada en la cirugía inicial.

Muchas personas deciden apostar por una segunda operación, en el momento en que la punta de la nariz queda deforme tras la primera rinoplastia. En este caso, el cirujano deberá colocar un injerto para reparar los daños, que se extrae del mismo paciente para evitar posibles rechazos.

Pero no solo la parte estética puede verse afectada, con una nariz asimétrica, sino que también está la parte interna de la nariz y sus funciones. En algunos casos, debido a los procedimientos mal realizados durante la cirugía, se alteran partes de la nariz que luego impedirán su normal funcionamiento.

¿Qué complicaciones puede tener la rinoplastia secundaria?

Antes de nada, una rinoplastia secundaria es una rinoplastia compleja, más que la primaria. Esta intervención tiene que llevarse a cabo con una gran precisión, de ahí que la experiencia en el cirujano deba estar testada. Es una cirugía de reconstrucción, en muchos casos, y que afecta también la zona interna de la nariz y todas sus funciones.

Fibrosis, queloides, desviaciones en el tabique nasal, irregularidades, supratip (demasiado volumen en la punta de la nariz), secuelas estéticas, afecciones funcionales, osteofitos o protuberancias en el hueso… son algunas de las complicaciones que pueden surgir.

Como decimos, es una cirugía estética nada sencilla; por lo que es necesario contar con un profesional en este tipo de intervenciones.

 

rinoplastia secundaria tipos

 

Tipos de rinoplastia secundaria

Existen diversos tipos de rinoplastia secundaria, según el tipo de corrección o cambio necesario para corregir la cirugía inicial. Son los siguientes.

Rinoplastia para corregir el dorso nasal

Una rinoplastia secundaria común es aquella que afecta al dorso nasal. Esta parte de la nariz es complicada, desde el punto de vista anatómico, ya que la piel es bastante delgada y los tejidos muy escasos. 

Un mal manejo de esta zona durante una rinoplastia puede traer muchas consecuencias como que la bóveda nasal quede muy estrecha, el techo abierto y, en algunos casos, se produzca la V invertida. 

Asimismo, es importante corregir el dorso nasal; puesto que va más allá de lo estético. Con esta rinoplastia secundaria se debe lograr la funcionalidad de la nariz y la sensación de naturalidad visual y al tacto, al mismo tiempo.

Para este tipo de rinoplastia secundaria se emplea la colocación de injertos dérmicos, como el tejido de la giba o implantes similares a los cartílagos, que logren un camuflaje perfecto del dorso nasal y lograr así el resultado deseado.

Rinoplastia para alargar la nariz

Una nariz corta con la punta muy elevada no luce bien en todos los rostros. A veces, tras la primera rinoplastia se puede dar este caso, donde la nariz no queda armoniosa respecto al rostro.

De este modo, esta cirugía estética secundaria busca un aspecto natural a la nariz con la colocación de un cartílago que permita alargar un poco el aspecto y darle forma a la punta de la nariz.

Rinoplastia para corregir la función respiratoria

Este es, sin duda, uno de los mayores motivos que lleva a un paciente a optar por una rinoplastia secundaria. La estética de la nariz es muy importante pero, si la función respiratoria se ve interrumpida, empiezan los problemas y la belleza pasa a un segundo plano.

La función respiratoria y la estética nasal están fusionadas, es por ello que se realiza una rinoplastia secundaria si hay alguna obstrucción que impida la respiración correcta.

Rinoplastia para perfeccionar resultados

Tras una primera rinoplastia, es posible que surjan consecuencias visibles que deformen la nariz. Es el caso de hundimientos, desviaciones, deformaciones, imperfecciones y otras secuelas. La rinoplastia secundaria permite corregir esos aspectos antiestéticos y que afectan al funcionamiento nasal, y lograr el resultado deseado en la nariz.

En estos casos se recurre al relleno con grasas corporal (lipolifting) del mismo paciente que, además de cumplir esa función, permite que los tejidos se regeneren.

¿Cómo es la recuperación y evolución de una rinoplastia secundaria?

Sobre el postoperatorio de la rinoplastia secundaria, explicar que es igual que el de una rinoplastia primaria. Esos primeros días con el taponamiento nasal (los 3 primeros para ser más exactos); en cuanto a la férula y los puntos, entre 7-10 días. Poco a poco, el paciente verá cómo se reduce la inflamación de la nariz, así como los hematomas. 

Así, el tiempo de recuperación de una rinoplastia secundaria es exactamente el mismo: al cabo de 1 semana, en principio, el paciente ya podrá hacer vida normal, volviendo a su trabajo. Tras 6 meses verá su nariz casi recuperada y, después del año, el resultado definitivo. Pero recuerda: cada paciente es un mundo. 

Para cualquier consulta, ¡no dudes en preguntarnos! Somos el Doctor Galindo, estamos en Madrid, en la calle Serrano 63, en info@doctorgalindo.com o en el teléfono 914 364 868.

 

Déjanos tus datos y te llamamos

O envíanos tus fotos para que podamos evaluar tu caso en detalle.
Privacidad(Obligatorio)
Comunicaciones
O MÁNDANOS TUS FOTOS