Rinoplastia Doctor Javier Galindo

Rinoplastia | Doctor Javier Galindo

Rinoplastia

Motivación

La rinoplastia es una intervención muy demandada en la sociedad. La nariz está situada en la parte central del rostro, pero normalmente no es un punto de interés para otras personas, como sí lo son los ojos, los labios y los pómulos. Cuando la nariz está desproporcionada atrae demasiado la atención a cualquier observador, y en estos casos la rinoplastia se recomienda.

Las narices con caballete son poco femeninas y la punta nasal caída da una imagen de vejez poco favorecedora. Las narices torcidas suelen llamar mucho la atención también.

No hay que olvidar que la nariz es un órgano respiratorio, y que muchas veces las alteraciones estéticas y funcionales van de la mano, no pudiendo corregir unas sin corregir las otras.

En definitiva, la motivación que cada persona tenga para someterse a una rinoplatia debe respetarse. El médico que te trate deberá estar abierto a tus gustos, y a su vez el paciente debería escuchar las recomendaciones del médico, que le orientará desde su experiencia de cuales son los cambios más aconsejables. La finalidad de una buena rinoplastia es conseguir una nariz de aspecto no operado, natural y armónica con el resto de la cara, que en resumen… pase desapercibida.

RINOPLASTIA 9 PERFIL DERECHO ANTES Y DESPUÉS

Cuándo realizar la rinoplastia

No existe una recomendación sobre esta cuestión. Lo más habitual es operar personas jóvenes, menores de 50 años, pero no hay ninguna razón para no hacerlo después. De hecho, la cirugía de la punta nasal en personas más mayores consigue un rejuvenecimiento facial generalizado espectacular, pues a medida que envejecemos la punta nasal tiende a caer, dando la impresión de que la nariz es cada vez más larga y aportando a la cara un aspecto envejecido en su conjunto.
En cuanto a la edad mínima para hacer una rinoplastia hay que tener en cuenta dos consideraciones: Primero, si el paciente tiene menos de 18 años sus padres deberán acompañarle a la consulta y firmar los documentos de consentimiento informado que son obligatorios por ley. Es tarea del médico descartar cualquier tipo de imposición de la cirugía por parte de sus padres.

Segundo, la nariz, al igual que el resto del organismo, es un órgano en desarrollo hasta la edad adulta. Por ello, recomendamos que el crecimiento haya finalizado para realizar la rinoplastia. Más o menos esto supone 15-16 años en las chicas y 17-18 en los chicos. Obviamente hay excepciones, ya que realizamos rinoplastias en niños de hasta 5 años, pero los casos infantiles deben ser discutidos individualmente y no se puede generalizar.

Tipo de anestesia

La rinoplastia se puede realizar bajo cualquier nivel de anestesia, desde la anestesia local hasta la anestesia general pasando por la sedación, consciente o inconsciente.

Yo siempre realizo mis rinoplastias bajo anestesia general, y tengo motivos para ello:

  • Seguridad: es el motivo principal. Los pacientes sedados pueden aspirar sangre y secreciones al pulmón y sufrir depresiones respiratorias que pueden dar muchos problemas. En los hospitales en los que trabajo los Servicios de Anestesiología y Reanimación son de primer nivel, y jamás he tenido ningún problema derivado de la anestesia general, por lo que siempre la utilizo.
  • Confort: Aguantar más de 2 horas despierto, con una luz apuntándote a la cara, inmóvil, mientras el cirujano te opera es, cuando menos, molesto. Además, para poner la anestesia local el cirujano la tiene que pincharla en tu nariz, y eso es doloroso.

El tema de la anestesia, como muchos otros, es discutible y aquí solo doy mi opinión. Como pienso que es lo mejor para el paciente y lo que querría para mí, nunca hago esta cirugía sin anestesia general.

Abordajes en rinoplastia

El abordaje es la manera en la que accedemos a las zonas de la nariz que queremos modificar. Existen fundamentalmente dos:

  • Abordaje cerrado: en este caso la rinoplastia se realiza sin necesidad de incisiones externas, ya que todos los cortes se realizan por dentro de los agujeros o narinas. Es un método válido para narices que no requieran demasiado trabajo en la punta, así como en la mayoría de las ocasiones en que necesitamos corregir alguna imperfección después de una cirugía previa.
  • Abordaje abierto: En este abordaje realizamos una pequeña incisión en la piel que separa ambas narinas, llamada columela, para exponer todo el esqueleto nasal. Esta incisión es prácticamente imperceptible a los pocos días de la cirugía. Utilizo el abordaje abierto en aproximadamente el 90% de los casos, ya que la mejor visualización de las estructuras normalmente se traduce en mejores resultados estéticos.

Técnicas más habituales

La rinoplastia es probablemente el tratamiento estético más individualizado, y por ello más complejo, de cuantos se realizan en la actualidad. No obstante, a continuación trato de explicar de manera sencilla algunas de las maniobras más utilizadas durante la cirugía:

  • Resección del caballete: Hasta el 95% de las personas que desean una rinoplastia quieren tener una nariz más pequeña y estilizada. Una amplia mayoría desean obtener un perfil más recto, que elimine el caballete. Para ello debemos rebajar tanto la parte cartilaginosa como la ósea en la medida que cada paciente necesite. Después de esto, se regulariza el nuevo dorso y se realizan unas pequeñas fracturas en los huesos de la nariz (osteotomías) para estrechar la nariz y devolverle su aspecto abovedado.
  • Cirugía de la punta nasal: Dominar la gran variedad de técnicas disponibles para controlar y redimensionar la punta de la nariz es lo que hace de un cirujano nasal un verdadero experto. En la cirugía de la punta distinguimos tres tipos de maniobras, que combinadas entre sí nos permiten conseguir el efecto deseado. Son:
    • Resecciones: intentamos que sean las mínimas, ya que siempre hay que conservar el esqueleto nasal.
    • Suturas: Mediante puntos de sutura aproximamos distintas estructuras entre sí para darles la forma deseada. Prácticamente el 100% de las suturas en rinoplastia se realizan con materiales reabsorbibles. Así cuando la sutura desaparece los tejidos han tenido tiempo de cicatrizar en su posición definitiva, sin el riesgo de infección del punto a largo plazo.
    • Injertos: Los injertos con cartílago del propio paciente se utilizan con mucha frecuencia. Pueden tener una función estructural, dando soporte a los tejidos blandos y la piel de la nariz, o una función puramente estética, rellenando imperfecciones o asimetrías. Todos los injertos se suturan en la posición deseada para que no se muevan.

Cuidados postoperatorios

La rinoplastia es un procedimiento muy bien tolerado. En el pasado era una cirugía dolorosa y molesta, pero eso es historia. A continuación te explico cómo es un postoperatorio normal:

  • Taponamiento de la nariz: NO USAMOS NINGUNO. Esto es altamente valorado por los pacientes, ya que pueden respirar desde el mismo momento de la cirugía. Los tapones duelen mucho, tanto mientras se llevan como al retirarlos. Puedes esperar, como digo, respirar en cuanto te despiertes de la anestesia. A medida que pasan la horas la nariz se congestiona un poco por dentro, y notarás una sensación parecida a un catarro nasal habitual durante unos 7 días.
  • Dolor: La rinoplastia no duele. Siempre dejamos pautada analgesia tras la cirugía, pero las enfermeras sólo la administran si el paciente lo pide, y es muy frecuente que no se utilice ni siquiera una dosis de Paracetamol. De aparecer molestias, ceden muy bien con analgésicos habituales.
  • Qué aspecto tiene una rinoplastia reciente: Cuando te mires por primera vez al espejo verás lo siguiente:
    • La nariz está tapizada por unos papelitos de color carne. Es un esparadrapo de papel que sirve para disminuir la inflamación y sostener las estructuras en posición.
    • Escayola: habitualmente es muy pequeña (más o menos la punta del dedo pulgar). Se mantiene durante 7 días y después se retira en la consulta.
    • Puntos: si el abordaje ha sido abierto, ponemos 5-7 puntos diminutos en la piel que separa las fosas nasales. Se retiran en la primera visita.
    • Alrededor de los ojos: es posible que aparezcan pequeños hematomas en esta zona, sobre todo en personas de piel fina y blanca. No son dolorosos y normalmente desaparecen a los pocos días. Si se desea, se puede aplicar maquillaje para camuflarlos mientras duren. En nuestra experiencia, lo habitual es que la gente se sorprenda de los leves que son, probablemente porque en el pasado era un problema más frecuente y grave.
  • Actividad tras la cirugía: Normalmente recomendamos reposo 24h. Después puedes retomar poco a poco la actividad normal. Durante la primera semana se recomienda no hacer deporte, pero puedes pasear e incluso trabajar si no realizas esfuerzos físicos importantes.
  • Vida social: no existe ninguna restricción al respecto, más allá de que durante la primera semana llevarás la escayola y los puntos.

Los resultados

Después de una rinoplastia, al igual que en cualquier cirugía, existe un proceso de cicatrización que tiene varias fases, durante las cuales la zona tratada adquiere el aspecto final. Brevemente te explico en que consiste:

  • Primer mes: durante el postoperatorio inicial la nariz tiene una apariencia algo inflamada y la piel se nota blanda. Es normal en este este periodo tener la impresión de que la nariz ha quedado más grande de lo que esperabas.
  • Segundo a tercer mes: Se resuelve la inflamación del dorso de la nariz, y la mayor parte de la inflamación de la punta. El resultado se acerca al definitivo.
  • Tercer mes hasta el primer año: los cambios en este periodo son muy sutiles. Notarás que la nariz recobra su elasticidad y la piel se normaliza por completo. La sensibilidad en la punta mejora y al final del primer año se considera que el resultado es totalmente estable.

Por todo ello, me gusta revisar a los pacientes de rinoplastia con periodicidad al menos durante un año.

Procedimientos asociados

La rinoplastia suele realizarse como tratamiento único, aunque en ocasiones la combinamos con cirugía de párpados, lipoescultura, procedimientos de toxina botulínica o rellenos faciales aprovechando la situación de anestesia general.

Galería de resultados Rinoplastia

 RINOPLASTIA 1 FRONTAL ANTES Y DESPUÉS

RINOPLASTIA 1 PERFIL DERECHO ANTES Y DESPUÉS

RINOPLASTIA 2 FRONTAL ANTES Y DESPUÉS

RINOPLASTIA 2 PERFIL IZQUIERDO ANTES Y DESPUÉS

RINOPLASTIA 2 OBLICUA IZQUIERDA ANTES Y DESPUÉS

RINOPLASTIA 9 FRONTAL ANTES Y DESPUÉSRINOPLASTIA 9 PERFIL IZQUIERDO ANTES Y DESPUÉS

RINOPLASTIA 9 OBLICUA IZQUIERDO ANTES Y DESPUÉS

Consulta online

Realice su consulta para que sea estudiada y valorada. Es imprescindible adjuntar las tres imágenes requeridas y completar todos los campos del siguiente formulario.

Consejos para la toma de fotografías
Utiliza una habitación con buena iluminación, que evite en lo posible la aparición de sombras.
El color del fondo debería ser suave, azul claro o blanco, y liso, sin elementos que distraigan la atención.
El gesto debe ser neutro, no sonrías.
Evita el zoom de la cámara, pues distorsiona las diferentes partes del rostro.









Acepto expresamente los términos y política de privacidad

Contacto Doctor Galindo

Hospital Ruber Internacional, Madrid

Formulario de contacto