Toxina botulínica Doctor Javier Galindo

Toxina botulínica | Doctor Javier Galindo

Toxina botulínica

Qué es

La infiltración con toxina botulínica (BOTOX, VISTABEL, AZZALURE) es, con toda probabilidad, el tratamiento estético facial más conocido por la población general, y el que más se realiza.

La toxina botulínica es una molécula que bloquea la transmisión nerviosa en los músculos sobre los que se aplica, produciendo una parálisis parcial y temporal de los mismos. Esto se traduce externamente en un aplanamiento de las líneas de expresión.

Producida por una bacteria, el Clostridium botulinum, la toxina botulínica es responsable de una enfermedad muy rara en la actualidad, el botulismo, que ocasiona parálisis de la musculatura del organismo. Es curioso cómo el ser humano ha sido capaz de adaptar el uso de esta toxina en su propio beneficio, ya que usada en pequeñas dosis tiene innumerables aplicaciones médicas. Actualmente se utiliza la toxina botulínica en enfermedades como:

  • Blefarospasmo: enfermedad que ocasiona el cierre de los párpados.
  • Distonías en pacientes neurólogicos.
  • Ciacatrización de heridas.

Como tratamiento estético antiarrugas está especialmente indicado en la zona de la frente y el entrecejo, aunque su uso se ha extendido con buenos resultados a otras zonas del rostro y el cuello, como en las líneas perioculares o “patas de gallo”.

Por su mecanismo de acción, pasados unos meses la transmisión nerviosa se recupera y el músculo recobra su movilidad, por lo que para mantener un resultado duradero se debe infiltrar la toxina periódicamente.

Descripción del procedimiento

La infiltración con toxina botulínica se realiza en la consulta, no requiere ninguna preparación por parte del paciente y se suele realizar sin anestesia o aplicando una pomada anestésica para hacer el procedimiento más confortable.

Tu cirujano te pedirá que realices determinados gestos como fruncir el ceño, levantar las cejas o sonreír, para determinar la posición exacta de los músculos donde se infiltrará la toxina (que varía de unas personas a otras), y la dosis necesaria. Además, se valora la necesidad de dosis diferentes en un lado y otro de la cara en caso de asimetría.

Después se marcan los puntos donde se pondrá la toxina con un lápiz de ojos que posteriormente se limpia sin dificultad.

La toxina es infiltrada en los músculos mediante una aguja diminuta que reduce las molestias al mínimo, en la dosis que tu cirujano estime oportuna.

Posteriormente se aplica frío sobre la zona para minimizar la aparición de equimosis.

Finalizado el tratamiento (habitualmente unos 15 minutos) puedes abandonar la clínica y hacer vida normal.

Cuidados posteriores

No es necesaria ninguna precaución o cuidado especial, si bien se recomienda aplicar frío en las zonas tratadas con una gasa fría o similar el día del tratamiento y evitar esfuerzos extenuantes ese día.

Los resultados comienzan a ser visibles durante la primera semana, y en líneas generales puedes esperar que perduren unos 3-5 meses, si bien esto varía con la zona tratada y con tus características personales. Pasado este tiempo se puede realizar una nueva infiltración, o esperar al momento que consideres más oportuno.

Galería de resultados en Toxina Botulínica

 

Consulta online

Realice su consulta para que sea estudiada y valorada. Es imprescindible adjuntar las tres imágenes requeridas y completar todos los campos del siguiente formulario.

Consejos para la toma de fotografías
Utiliza una habitación con buena iluminación, que evite en lo posible la aparición de sombras.
El color del fondo debería ser suave, azul claro o blanco, y liso, sin elementos que distraigan la atención.
El gesto debe ser neutro, no sonrías.
Evita el zoom de la cámara, pues distorsiona las diferentes partes del rostro.









Acepto expresamente los términos y política de privacidad

Contacto Doctor Galindo

Hospital Ruber Internacional, Madrid

Formulario de contacto