Dermocosmética Doctor Javier Galindo

Dermocosmética

Complementa nuestros tratamientos cuidando tu piel como se merece.

Cada tipo de piel tiene unos requerimientos específicos, sobre todo si tiene alguna particularidad como acné, cambios pigmentarios o es especialmente sensible

Necesidades de la piel

Todos los regímenes de tratamiento domiciliario tienen los siguientes pasos en común. Son indispensables para lucir una piel radiante y retrasar los efectos del paso del tiempo.

Limpiar

Tratar

Proteger

Limpiar

El primer paso en cualquier régimen de tratamiento facial es preparar la piel para los productos que se aplican después. Un limpiador eficaz es aquel que elimina la suciedad, los restos de maquillaje, las células descamadas y otros microorganismos sin llegar a eliminar la capa de lípidos protectores que nuestra piel genera.

Los productos de limpieza facial más comunes son los JABONES. Se recomienda usar aquellos con un pH similar al de la piel (4,5-6,0) para no irritar y secar en exceso.

Tratar

El cuidado diario de la piel persigue varios objetivos: la exfoliación y la renovación de la epidermis, la producción de fibras de colágeno y otros componentes de la dermis, la uniformidad en el tono de la piel y la hidratación.

La mayoría de productos de calidad incluyen componentes para cada uno de estos objetivos, aunque la combinación de diferentes productos obtiene mejores resultados.

Los componentes activos más utilizados en los productos de calidad incluyen:

  • Factores de crecimiento: estimulan la formación de colágeno y otras moléculas de la matriz extracelular que reafirman la piel.
  • Retinoides: son derivados de la vitamina A. Los más potentes deben ser recetados y controlados por su médico, pero existen otros menos potentes formulados en productos antienvejecimiento, como el retinol. Promueven el recambio celular en la epidermis y el correcto funcionamiento de la piel.
  • Hidratantes: mejoran la función de barrera de la epidermis al atraer agua desde la dermis inferior y evitando la evaporación. Todos los productos antiaging son hidratantes. Según su densidad, los productos hidratantes pueden ser: gel, serum, loción, crema y ungüento.
  • Exfoliantes: ayudan al correcto recambio celular a nivel superficial, que mejora la uniformidad general de la piel, pero no es recomendable abusar de ellos (utilizando varios productos exfoliantes al día) ya que pueden ocasionar irritación y rojeces. Algunos de estos compuestos son los alfa-hidroxiácidos o la urea.
  • Péptidos: Se utilizan estas pequeñas moléculas para mejorar la textura y las arrugas finas.
  • Inhibidores de las MMP: Las metaloproteinasas son enzimas de la piel que degradan el colágeno y otras moléculas. La piel joven produce más fibras que las que degradan las MMP, pero la piel envejecida puede beneficiarse de inhibir la función de estas enzimas.
  • Amino azúcares: componentes del ácido hialurónico, son hidratantes y reducen las arrugas.

Proteger

Gran parte de los daños que asociamos al envejecimiento están provocados por la exposición continuada al sol, y se engloban con el término FOTOENVEJECIMIENTO. Si no protegemos la piel de poco habrán servido el resto de tratamientos previos, aunque se realicen a diario y con diligencia.

Los protectores cutáneos por excelencia son:

  • Antioxidantes: la radiación UV genera radicales libres en la dermis que dañan otras moléculas como proteínas o lípidos, induciendo la aparición de cáncer de piel y envejecimiento prematuro. Los antioxidantes como las Vitaminas C y E ayudan a minimizar estos efectos nocivos del sol y se suelen incluir en muchas cremas de tratamiento facial o en serums antioxidantes específicos.
  • Protectores solares: Son un componente esencial en cualquier régimen de tratamiento, y deberían proteger tanto de los rayos UVA como UVB. Están formulados con filtros físicos (moléculas inorgánicas que reflejan, dispersan y absorben la radiación UV) y filtros químicos (moléculas orgánicas que absorben la radiación UV).

Consulta online

Realice su consulta para que sea estudiada y valorada. Es imprescindible adjuntar las tres imágenes requeridas y completar todos los campos del siguiente formulario.

Consejos para la toma de fotografías
Utiliza una habitación con buena iluminación, que evite en lo posible la aparición de sombras.
El color del fondo debería ser suave, azul claro o blanco, y liso, sin elementos que distraigan la atención.
El gesto debe ser neutro, no sonrías.
Evita el zoom de la cámara, pues distorsiona las diferentes partes del rostro.









Acepto expresamente los términos y política de privacidad

Contacto Doctor Galindo

Hospital Ruber Internacional, Madrid

Formulario de contacto